Crónica de una colisión anunciada

“El día amanecía despejado en la ciudad suiza de Ginebra. Tocaba madrugar ya que a las siete de la mañana se iban a inyectar en el LHC, el gran colisionador de hadrones, los haces de protones que minutos más tarde se harían colisionar para que los detectores de los cuatro experimentos, ALICE, ATLAS, CMS y LHCb, tomasen los primeros datos de este nuevo período”

Screenshot from 2015-06-03 07:07:32

Minutos antes de la inyección del haz, en la sala de control del LHC se acumulaban numerosos periodistas y cámaras dispuestos a dejar constancia del hito que suponía ese momento. Después de más de dos años de parón por mantenimiento y reparación, el gran acelerador de partículas de 27 km iba a proporcionar nuevos datos para intentar responder a las preguntas que la naturaleza parece negada a brindarnos.

Diez minutos antes de las 7 de la mañana, la última reunión de los operadores del LHC permitía poner en común lo sucedido en la sala de control durante el turno de noche y se tomaban las últimas decisiones antes de inyectar los haces que aportarían los primeros datos a los experimentos.

Mientras tanto, en el SPS (Super Proton Sincrotron), el acelerador que proporciona los protones al LHC, avisaba de que tenía un ligero problema y que el nuevo haz de protones se iba a retrasar unos minutos. En la pantalla que indica el estado del LHC se podía leer: “Waiting for beam from the SPS” (Esperando el haz del SPS).

Durante esos instantes de espera, el número de personas que aparecían en la sala de control iba en aumento. Mike Lamont, jefe de operaciones del LHC, llegaba a la sala dispuesto a atender a los periodistas y hacer un seguimiento en vivo de lo que iba a suceder.

El ambiente distendido reina en la sala. No son ni las siete y media y científicos y periodistas bromean y descargan tensiones después de un largo trabajo de preparación del acelerador para conseguir colisionar protones a una energía sin precedentes, casi doblando la energía a la que colisionaban los protones hace más de dos años.

Otras personalidades como Frédérick Bordry y Steve Myers, director y ex-director respectivamente de la sección de aceleradores en el CERN, acuden también a la cita minutos antes de que el SPS anuncie que ya está listo para inyectar protones en el LHC.

A las 7:45 los primeros protones volvían a circular de nuevo por el LHC, un haz en cada sentido. El destino de esos dos iba a ser encontrarse en los cuatro puntos del LHC donde se encuentran los experimentos.

Dos minutos después de la inyección, entraba en la salda de control Rolf Heuer, Director General del CERN que discute con unos y con otros el plan de la mañana. Fabiola Gianotti, que sucederá a Rolf Heuer el próximo año en el máximo cargo del CERN y que en 2012 presentó el descubrimiento del bosón de Higgs, se unía al grupo de personalidades que empezaba ya a ser numeroso.

A las 8:21 de la mañana los protones ya circulaban por el LHC a baja energía. Ahora tocaba aumentar la energía hasta los 6.5 TeV (teraelectronvoltios). En este proceso se aumenta la energía de los protones a la vez que se sincroniza el campo magnético de los imanes que guían a estas partículas en su trayectoria circular de 27 km. En 20 minutos los protones alcanzarían su energía nominal, la máxima energía conseguida nunca en un acelerador de partículas.

Como cada mañana a las 8:30, el equipo de operaciones al completo se reunía por última vez para discutir los planes del día. Ya no hay marcha atrás. Las colisiones eran inminentes.

Siete minutos después del comienzo de la reunión y como si de una película de suspense se tratase, el LHC detectaba un problema en uno de los monitores de posición y de manera automática el haz de partículas se extraía fuera del acelerador de manera segura. Los protones ya no circulaban por el LHC.

En ese momento una exclamación de lamento se pudo oír en la sala de control mientras el volumen de las voces de los presentes bajaba considerablemente. Nadie sabía qué había pasado exactamente.

Mientras se investigaba lo sucedido, el ciclo debía comenzar de nuevo cosa que iba a suponer un retraso de aproximadamente una hora. Afortunadamente, el problema parecía no resultar demasiado serio y a las 9:37, más de una hora después los haces de protones volvían a circular y estaban listos para ser acelerados.

Un nuevo fracaso provocaría el desconcierto entre los operadores del LHC. Esta vez no podía fallar. Y no falló. A las 10:06 los protones alcanzaban el máximo de energía. Ahora había que focalizar el haz en los cuatro puntos de colisión para alcanzar después un gran número de colisiones entre protones. Veinte minutos después los haces ya estaban listos y tan sólo quedaba hacer coincidir las órbitas de los dos haces que circulan en sentidos opuestos y producir, por fin, colisiones de manera estable.

A las 10:40 los monitores de luminosidad, que miden la cantidad de colisiones que se producen por segundo, de los cuatro experimentos daban señal inequívoca de que los haces de protones estaban colisionando. Se declaraba oficialmente que los haces eran estables y los experimentos empezaban a tomar datos más de dos años después. Lo habían conseguido y los aplausos descargaban toda la tensión acumulada durante estos dos últimos meses.

Instantes después el Director General del CERN, Rolf Heuer, felicitaba a todos las personas implicadas en este nuevo logro. “El LHC y su equipo han hecho un trabajo sensacional durante dos años para llegar hasta aquí. Ahora es el turno de los experimentos. Es el momento de nueva física!”

MAX_5237ATLAS-live

Y es que durante los dos últimos meses se han llevado a cabo los últimos ajustes para dejar la máquina lista para hacer colisionar protones en los cuatro puntos de interacción. Se han realizado sobretodo tests para establecer que el LHC podía funcionar de manera estable y segura. Como declara el director de la sección de aceleradores Frédérick Bordry “Es un gran logro y una gran satisfacción para todas las personas implicadas durante el largo periodo de parón y durante los últimos meses de puesta a punto. Toda esta gente ha dedicado mucho de su tiempo para que se hiciese realidad”.

Pero todavía queda mucho trabajo que hacer. Los haces que se han hecho colisionar hoy eran de poca intensidad, es decir, el número de partículas que los componían era relativamente bajo. A lo largo de las próximas semanas el número de partículas se irá aumentando gradualmente. De esta manera se producirán más colisiones por segundo en los experimentos y la adquisición de información será mucho más rápida y eficiente.

A partir de este momento, de la información recabada por los experimentos durante los próximos tres años se intentará dar respuesta a muchas de las preguntas que todavía permanecen sin resolver y también aquellas nuevas que surgieron durante el primer periodo de funcionamiento del LHC. Entre ellas se encuentra el misterio de la materia oscura, que compone una cuarta parte de nuestro Universo y de la cuál no sabemos prácticamente nada y el origen concreto del bosón de Higgs descubierto en 2012.

Momentos como este se viven pocas veces en la vida. Y vivirlos desde dentro les aporta un sentimiento añadido difícil de explicar. No sé exactamente si el LHC será capaz de descubrir alguna cosa más, no sé si será capaz de dar respuesta a las preguntas que nos hacemos. Lo que doy por sentado es que a mis nietos no les voy a explicar las batallitas de la guerra sino las batallitas de la sala de control del LHC y el “yo estuve allí cuando el LHC colisionó protones a 6.5 TeV por primera vez”.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Georgina dice:

    Simplement genial… Tenir aquesta passió per la teva feina és impressionant, et fa sentir feliç, fas sentir feliços als altres i tot això que transmets dona molta energia als del teu voltant. Seguir-ho des de fora també va ser emocionant!!

    Me gusta

  2. McClane dice:

    Claro que sí, haciendo y escribiendo la historia! Un placer tener un ¨infiltrado¨ dentro del cebollómetro. Ahora a trabajar sin parar, que queremos datos y más datos en la mayor brevedad posible!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s