Crónica de una colisión anunciada

“El día amanecía despejado en la ciudad suiza de Ginebra. Tocaba madrugar ya que a las siete de la mañana se iban a inyectar en el LHC, el gran colisionador de hadrones, los haces de protones que minutos más tarde se harían colisionar para que los detectores de los cuatro experimentos, ALICE, ATLAS, CMS y…